Get Adobe Flash player
Inicio MINISTERIOS ARTICULOS Y ESTUDIOS BIBLICOS - José Requena EL PADRENUESTRO (XXII y último)

 

EL PADRENUESTRO

 

Mateo 6:5-15

 

(XXII y último)

8.3. “… y la gloria

 

También la gloria al igual que el poder es buscada ansiosamente por el ser humano.

 

 

8.3.1. Las acepciones de la palabra “gloria”

 

Las acepciones más antiguas de la palabra “gloria” son: luz, esplendor, reputación, nombre, honra. Así mismo las acepciones actuales de la palabra “gloria” son: Fama y honor que resulta de grandes hechos y excelentes cualidades. Grandeza y magnificencia, con este significado hallamos el término hebreo “kabod” en el Antiguo Testamento, y el término griego “doxa” en el Nuevo Testamento, así como en la Septuaginta, o Versión de los LXX

 

 

8.3.2. HECHOS, CUALIDADES, Y MANIFESTACIONES

CON LOS QUE SE DEFINE LA GLORIA DE DIOS.

 

Los hechos y cualidades por las que Yahvéh es llamado:

 

  • El Rey de la gloria”: (Salmo 24:8 comp. 71:19b; 145:4; Jeremías 32:19). Cuando Israel era instado a cantar la gloria del nombre de Dios (Salmo 66:2). Se le invitaba a ensalzar la excelencia del carácter divino, lo admirable de sus atributos, tales como su justicia, su misericordia, su fidelidad.

  • La manifestación impresionante de la presencia de Dios: Como sucedió en el monte Sinaí, (Éxodo 24:17). Con motivo de la inauguración del Tabernáculo, (Éxodo 40:34), y del templo (I Reyes 8:10 ss.).

 

  • En la obra de la creación: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos”, (Salmo 19:1).

 

  • En los grandes hechos históricos: (Isaías 66:18-19).Pero la manifestación suprema de la gloria de Dios tuvo lugar en la encarnación de su Hijo: “El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre”. (Juan 1:14).

 

Grande fue la gloria de Cristo en el Monte de la Transfiguración. (Lucas 9:28-29 ss.); o en la realización de milagros. (Juan 12:11).

 

También fue grande la gloria de su carácter su rectitud moral, su humildad, su espíritu compasivo y su abnegación. Tan sobresalientes durante su ministerio en la tierra. (Hechos 2:7)

 

 

8.3.3. ¡¡ CUAN DIFERENTE ES LA GLORIA DIVINA DE

LA GLORIA HUMANA !!

 

La gloria humana fomenta el engreimiento, la vanagloria, y suele resultar hiriente para quienes la contemplan. La gloria humana es transitoria, comparable a la flor de la hierba, “La hierba se seca, la flor se marchita, porque el viento del Señor sopló sobre ella” (Isaías 40:5). Muy a menudo la gloria de los grandes de este mundo se ha convertido en humillación, miseria y muerte.

 

La gloria de Dios inspira reverencia, temor santo y aliento. La gloria de Dios a semejanza de su Palabra “Permanece para siempre” (Isaías 40:5-8).

 

José Requena